Diarrea

Recuperar la pérdida de líquidos y electrolitos, el principal objetivo

Diarrea

Por lo general, se considera diarrea realizar 3 o más deposiciones por día y/o que las heces sean líquidas. La diarrea aguda (de menos de 14 días) suele deberse a una infección vírica, y se puede transmitir de persona a persona, a través del agua y los alimentos. En cambio, la diarrea crónica suele ser debida a patologías que debe controlar el médico, o a intolerancias alimentarias.

Una de las consecuencias más frecuentes de la diarrea es la deshidratación, por lo que debemos tener especial cuidado con los niños y los mayores.

Para recuperar la regularidad en el tránsito intestinal se aconseja hacer una dieta con cocciones suaves (hervido, plancha…), tomar muchos líquidos e ir poco a poco volviendo a la normalidad.

Algunos consejos:

  • Mantén una adecuada alimentación para que las células del intestino se recuperen, evitando ayunos prolongados.
  • Puede ser conveniente retirar los lácteos si no los toleras bien e introducirlos poco a poco.
  • Es preferible que evites comidas ricas en grasas, café, alcohol y picantes.
  • Toma una buena ración de alimentos ricos en hidratos de carbono (arroz, patata, avena, trigo…) con cocciones suaves.
  • Puedes consumir las verduras en purés, cocidas y en caldos.

¿SABÍAS QUÉ?


Recetas recomendadas