Celiaquía

Intolerancia al gluten, una proteína que se encuentra en cereales como el trigo.

Celiaquía

La celiaquía consiste en una intolerancia permanente al gluten. Es una reacción del organismo contra el gluten, una proteína presente en algunos cereales (trigo, cebada, centeno, avena, espelta,kamut o triticale) y que al ingerirla lesiona el intestino dificultando la digestión y la absorción de los nutrientes. Suele aparecer en niños y provoca diarreas, dolor abdominal, problemas de crecimiento y pérdida de peso. Cuando se manifiesta en personas adultas los problemas que aparecen son más atípicos.

Aparece en personas con una predisposición genética en las que ocurre una reacción inmune (por el sistema de defensa del organismo) frente al gluten. Es un problema cada vez más frecuente y para diagnosticarlo se debe acudir al especialista (digestólogo). La dieta a seguir debe ser totalmente exenta de gluten, sustituyendo el trigo, cebada, centeno, avena, espelta, kamut o triticale y sus derivados por otros cereales sin gluten como el arroz o el maíz.

Consulta aquí todos los productos Nestlé sin Gluten.

Algunos consejos:

  • Debes evitar ingerir alimentos o productos que contengan gluten (trigo, cebada, centeno ,espelta, kamut, triticale y en menor medida la avena).
  • Puedes sustituir los alimentos con gluten por arroz, maíz, patata, quinoa, tapioca o soja
  • Debes prestar atención al etiquetado de productos precocinados y preparados, porque el gluten puede utilizarse como espesante o aditivo.
  • Avisa de tu intolerancia cuando comas fuera de casa (en el colegio, restaurantes, hospitales, casas de amigos…).
  • Es importante tener cuidado en la preparación para evitar contaminar la comida sin gluten con los utensilios utilizados en la dieta no libre de gluten.
  • Utiliza aceites que no se hayan utilizado previamente para freír otros alimentos que puedan contener gluten.
  • Es aconsejable que elijas los productos integrales para evitar que tu dieta sea baja en fibra.
  • En lugar del pan rallado o la harina puedes utilizar copos de puré de patata para rebozar, empanar o espesar salsas.

¿SABÍAS QUÉ?