Hidratos de Carbono

Los hidratos de carbono son el nutriente que debe estar en mayor proporción en nuestra dieta.


Los hidratos de carbono tienen como función principal aportar energía al organismo. Proporcionan 4 Kcal por gramo, y además regulan el uso de otras fuentes de energía como son las grasas y las proteínas.

Están presentes de forma natural en alimentos como los cereales y legumbres y, en menor cantidad, en frutas y verduras; o bien pueden ser añadidos como ingredientes en productos como los refrescos, los dulces o la bollería, entre otros.

Los hidratos de carbono pueden ser compuestos pequeños, con cierto grado de dulzor y fácilmente digeribles como la glucosa, fructosa, lactosa (azúcar de la leche), o la sacarosa (azúcar de mesa): son los llamados hidratos de carbono simples. Mientras que las legumbres, cereales y tubérculos contienen almidón, de mayor tamaño y de más lenta digestión. También existen hidratos de carbono no digeribles como la fibra de la dieta, que se encuentra por ejemplo en los cereales integrales o en las legumbres. Una dieta variada y equilibrada debe incluir legumbres, tubérculos, cereales y sus derivados, como mínimo cuatro veces al día, para aportar al cuerpo la energía que necesita de forma paulatina.


Cantidad diaria recomendada:

Entre el 45 y 60% del total de la energía ingerida y que los hidratos de carbono simples no superen el 10%.

Son abundantes en:

También te puede interesar


Nestlé, por una vida más saludable