Mujer en la lactancia

Una alimentación saludable, la clave para una buena lactancia.

Mujer en la lactancia

¿SABÍAS QUÉ?

 

Después del embarazo, el cuerpo de la mujer está preparado para iniciar la lactancia, periodo de suma importancia en el que va a alimentar a su bebé. La reserva de grasa generada durante el embarazo, sobretodo en muslos y cadera, servirá para la producción de leche. A lo largo de la lactancia, este exceso de grasa suele ir desapareciendo y facilitando a la mujer alcanzar su peso habitual. La alimentación de la mujer durante el periodo de la lactancia sigue siendo clave para ella y su bebé, y debe cubrir todos sus requerimientos tanto energéticos como de nutrientes. Una alimentación saludable, que contenga gran variedad de alimentos y en cantidades adecuadas, es lo más indicado para disfrutar de una buena lactancia materna. Es importante mantener un correcto aporte de calcio (unas 3 raciones al día, siendo una ración: una vaso de leche o 2 yogures o 40 g de queso), y así se evita la pérdida de calcio de los huesos, necesario para producir la leche. Se recomienda evitar alimentos que contengan cafeína y alcohol para que estos compuestos no pasen a la leche materna y por consiguiente los ingiera el bebé.


También te puede interesar



Nestlé, por una vida más saludable