Los lácteos infantiles que no necesitan frío