Nunca perdamos nuestras buenas costumbres