Aprende a comer bien desde la infancia

Gozar de una buena salud durante toda la vida viene determinado, en buena parte, por nuestros hábitos, tanto alimentarios como de actividad física. Por esta razón es primordial inculcar los hábitos saludables desde pequeños, porque las conductas que se aprenden en la infancia tienen muchas probabilidades de mantenerse para siempre.

¿SABÍAS QUÉ?

Las 7 claves en la Educación Alimentaria Infantil para la adquisición de buenos hábitos

  • 1   Reto nº1: En cuanto a las Porciones
    Reto nº1: En cuanto a las Porciones
    Se ha observado en general que los niños comen más cantidad de la que es recomendable según su edad. Para controlar esta situación, es recomendable que les sirvas en platos pequeños una cantidad más reducida. Si cuando acaba tiene más hambre, le puedes servir un poco más.
  • 2   Reto nº2: La Saciedad
    Reto nº2: La Saciedad
    Solemos pedir a los niños que no dejen nada en el plato. Es conveniente escuchar las señales de saciedad de nuestros hijos y no forzarlos a terminar si se sienten llenos. Para lograr que ellos sepan reconocer cuando ya tienen bastante, es preferible que coman despacio y sin distracciones como la televisión.
  • 3   Reto nº 3: La Variedad
    Reto nº 3: La Variedad
    La alimentación de los niños suele ser monótona porque les gustan pocos alimentos. Se calcula que se tarda unos 7 u 8 intentos antes de que a un niño le guste una comida nueva. La mayoría de los padres se dan por vencidos a la tercera negativa. ¡No desistas!
  • 4   Reto nº4: Los Alimentos imprescindibles
    Reto nº4: Los Alimentos imprescindibles
    Para lograr una dieta infantil rica y variada se aconseja ir introduciendo al menos 1 fruta y/o verdura al día, y progresivamente ir aumentado su presencia hasta lograr alcanzar la recomendación de 5 frutas y verduras al día.
  • 5   Reto nº5: Cómo comer
    Reto nº5: Cómo comer
    Comer juntos en familia proporciona a los padres la oportunidad de modelar buenas conductas alimentarias.
  • 6   Reto nº6: La Actividad física
    Reto nº6: La Actividad física
    Anima a tus hijos a jugar de forma más activa para aumentar el ejercicio físico diario. Se aconseja que los niños acumulen unos 60 minutos de actividad física todos los días.
  • 7   Reto nº7: El aprendizaje de la importancia del agua
    Reto nº7: El aprendizaje de la importancia del agua
    El agua está muy presente en los cuerpos de los niños y es esencial para el buen funcionamiento de órganos como el cerebro, que durante la infancia vive su mayor desarrollo. ¡Pensar, memorizar y aprender depende de este órgano complejo aún muy desconocido! Así que beber agua en cantidad suficiente y de manera regular es tan importante para que un niño afronte su día a día como dormir bien y comer de forma equilibrada. No estás con él a lo largo de todo el día, así que lo mejor es que le enseñes lo importante que es beber agua (incluso antes de tener sed) y que hacerlo se convierta en un hábito.

    • Explícale que cuando se tiene sed, el cuerpo ya está deshidratado, con lo que hay que beber agua regularmente.
    • Haz que beba un vaso de agua por la mañana.
    • Deja botellas de agua en lugares accesibles: sobre la mesa del comedor, en su habitación, mete una pequeña botella de agua en su mochila o en su bolsa de deportes…
    • Ayúdale a ingerir los 8 vasos diarios de agua asociándolos a 8 momentos clave del día: el desayuno, el recreo, la comida, la hora del patio, la salida del colegio, el inicia de la actividad extraescolar, la cena…
    • Anímale a beber regularmente cuando estéis juntos y lleva tú siempre una botella que puedas darle cuando te pida agua
    • Bebe agua con él: cuando te vea beber, él querrá imitarte

La importancia de comer en familia

Se ha demostrado que cuántas más comidas se comparten en familia, más probabilidades tienen los pequeños de mantener un peso saludable. Este factor protector se debe a que los niños adquieren buenos hábitos alimentarios. Y ¿por qué es más fácil aprender a comer si lo hacemos en familia? Pues bien, hay diferentes factores que influyen. Por un lado, cuando compartimos una comida se crea un clima de distensión que favorece que los niños coman sin presión, no solemos tener tanta prisa para que terminen y el acto se convierte en un momento de convivencia, no en una obligación. Por otro lado está el factor imitación, los niños quieren parecerse a sus padres, y si eres un buen ejemplo, verás cómo día tras día tus hijos aprenderán a comer de todo. Te damos algunos consejos para facilitar que cenéis todos juntos


La importancia de comer en familia
  • Acerca vuestros horarios. Adelanta tu hora de cenar a las 20h. De hecho es la hora fisiológica ideal, hace aproximadamente 6 horas que almorzaste, y además darás más tiempo a tu cuerpo para que haga la digestión antes de acostarte.
  • Haz cenas un poco más “infantiles” pero ves introduciendo de vez en cuando nuevas recetas para que las vayan probando y habitúen su paladar a diferentes sabores. Si no les gusta a la primera no desistas.
  • Servir algún plato de ensalada o verduras en el centro de la mesa les crea curiosidad, porque no se les está imponiendo y les acaba atrayendo.
  • Dales alguna responsabilidad alrededor de la comida: poner o quitar la mesa, encargarse del agua o de los postres…
  • Cocinar, al menos una vez a la semana, una receta juntos. Implicarlos en la elaboración ayuda a que se interesen más por la comida.
  • Aprovechar el momento para compartir las vivencias diarias, que se sientan protagonistas y que a la vez aprendan a escuchar a los demás. ¡Imprescindible apagar el televisor!

Nestlé, por una vida más saludable