Mitos sobre el agua

Alimentación  |  15.06.2015  |  por Nestlé  

Mitos sobre el agua

El agua no es un componente esencial del cuerpo humano

FALSO: El agua juega un papel importantísimo en el funcionamiento del cuerpo humano, ¡ya que es uno de sus principales componentes! De hecho, el cuerpo de un bebé contiene un 75% de su peso corporal de agua, el de un adulto un 60% y el de una persona mayor, un 50%. El agua está presente también en los órganos: en el cerebro de un adulto representa el 73%, en los pulmones, el 83%, en los riñones y los músculos, el 71%.

 

 Diariamente perdemos poca cantidad y no es necesario beber agua

FALSO: El organismo pierde agua de manera constante y la repone de un modo intermitente, con lo que el contenido de agua del cuerpo varía a lo largo del día. Cada día, en un clima templado, un adulto sedentario sano pierde una media de 2,5 litros de agua al día. Se pierde agua a través de la orina (alrededor de 1,6 l/día); a través de la piel  mediante la transpiración (alrededor de 450 ml/día); a través del vapor de agua eliminado al respirar (alrededor de 300 ml/día) y a través de las heces (alrededor de 200 ml/día). Para compensar las pérdidas es importante beber y comer lo suficiente.

 

 El agua que necesita para mantenerse bien hidratado sólo está contenida en las bebidas

FALSO: El agua que necesita para mantener su equilibrio hídrico proviene principalmente de las bebidas, pero la comida también contiene agua que contribuye a la ingesta total de líquido diaria. Las frutas y verduras, por ejemplo, pueden contener entre un 90% y un 95% de agua, y suponen unos 675 ml de la ingesta de agua diaria total para un adulto sedentario sano. El aporte de agua a partir de alimentos puede variar entre los 500 ml a los 1100 ml dependiendo del patrón alimentario siendo más alto en dietas ricas en frutas y hortalizas.

 

 Cuando tienes sed, con beber uno o dos sorbos de agua es suficiente

FALSO: Beber uno o dos sorbos sólo ayuda a aliviar la sed sin que por ello se restaure necesariamente el equilibrio hídrico. Para mantenerlo, es importante beber agua con regularidad durante todo el día.


 Beber durante las comidas impide la digestión

FALSO: Tomar agua durante la comida no impide el proceso de digestión, que está sobre todo, relacionado con la secreción de enzimas digestivos, aunque si tus digestiones son difíciles o pesadas, mejor toma poca cantidad mientras comes para no diluir los jugos gástricos y enlentecer la digestión. Si no sufres ningún trastorno digestivo que lo impida no existe ninguna justificación para que no puedas ingerir agua durante las comidas.

También te puede interesar


Recetas recomendadas