Los omega-3 y los beneficios para la salud

Alimentación  |  15.10.2019  |  por Nestlé  

Los omega-3 y los beneficios para la salud

Las grasas también son buenas

Aunque las grasas tengan mala fama, hay que saber que resultan imprescindibles, por ejemplo, para la formación de las paredes de las células, por lo que no podríamos vivir sin ellas.  El problema con el que nos encontramos cuando se habla de grasas está en saber dónde limitar la cantidad de éstas en la dieta y en saber distinguir cuáles son las grasas que hay que evitar y cuáles resultan beneficiosas para la salud. Y es que uno de los puntos clave de seguir una dieta equilibrada está en saber optar por un tipo de grasa saludable, como lo son las grasas poliinsaturadas, los omega-3 y omega-6, y consumir la menor cantidad posible de grasas saturadas.  

El pescado es uno de los alimentos que contiene mayor cantidad de estas grasas a las que denominamos “saludables”, o lo que es lo mismo, los ácidos grasos omega-3. Estos excelentes antiinflamatorios y antioxidantes naturales nos aportan múltiples propiedades beneficiosas para el organismo, sobre todo a nivel cardiovascular, y también están implicados en actividades relacionadas con el cerebro y la vista.

Además, hay que saber que nuestro organismo no puede sintetizar los omega-3, es decir, se trata de un tipo de grasa esencial que debe ingerirse a través de la dieta, por lo que el pescado es nuestra fuente principal de omega-3, sobre todo el pescado azul. El pescado también destaca por su contenido en proteínas de alta calidad biológica, vitamina D y yodo. Y no sólo eso, los pescados que, en su edad adulta, son de tamaño pequeño y pueden consumirse con espinas, también resultan una buena fuente de calcio.

¿Es malo el pescado de piscifactoría?

Una de las dudas más frecuentes que suelen aparecer cuando se habla de pescado, es si es mejor el consumo de pescado silvestre o bien el de piscifactoría. De hecho, suele relacionarse el pescado de piscifactoría con un alimento menos natural y saludable, pero esto no es totalmente cierto ya que el pescado de piscifactoría está sometido a un riesgo mucho menor de padecer enfermedades debido a que vive en un entorno controlado.  

Hay que saber que la alimentación del pescado silvestre dependerá del contexto medioambiental en el que se encuentre, mientras que el pescado de piscifactoría se alimenta de forma regulada a base de harinas y aceites de pescado. Por estos motivos, se puede concluir que el pescado de piscifactoría tiene un valor nutritivo similar al silvestre, dependiendo siempre de su alimentación.

El pescado en la dieta

Para llevar una dieta equilibrada es recomendable el consumo de entre 3 y 4 raciones de pescado a la semana, de las cuales al menos 1 ó 2 raciones, debe ser de pescado azul (atún, salmón, sardina, bonito, palometa, boquerón, jurel).

No hay ningún alimento que por sí sólo pueda protegernos de la aparición de enfermedades,  pero sí es verdad que el incremento del consumo de alimentos con propiedades beneficiosas como el pescado, conjuntamente con una dieta variada y bien estructurada, puede mejorar significativamente nuestro estado de salud.


Este es el layer de welcome que aparece en la pantalla