Las legumbres, un alimento muy nutritivo

Alimentación  |  28.05.2014  |  por Nestlé  

Las legumbres, un alimento muy nutritivo

Alimentarse correctamente es sinónimo de bienestar, tanto a nivel físico como psicológico. Las legumbres son consideradas un alimento muy nutritivo y básico en la dieta mediterránea. Por eso, se recomienda consumir entre 3 y 4 raciones de legumbres a la semana.

Descubre el valor nutritivo y de los beneficios de las legumbres aquí.

 

Sácales el máximo partido

Las legumbres son fuente de proteínas vegetales. Si se cocinan y combinan correctamente se puede incrementar su valor nutricional y convertirse en una alternativa perfecta a las carnes.

Cocinando las legumbres junto a cereales como la pasta y el arroz se consiguen unas proteínas muy similares a la carne. Y si además, añadimos verduras tendremos un plato completo para la comida o cena.

Hay que recordar que las legumbres son un alimento básico en la dieta mediterránea por su contenido nutricional y los múltiples beneficios que nos aportan.  Y de hecho, son un ingrediente clave de numerosos platos regionales de nuestra cocina y además, en casi todos ellos, las legumbres se combinan con estos ingredientes: sopas de legumbres con verduras y pasta, lentejas con arroz, garbanzos con cuscús, hummus de garbanzos con pan... También se pueden añadir guisantes a los platos de pasta o arroz.

Preparadas con gusto pueden ser un plato delicioso, muy nutritivo y con ellas ofrecemos una buena comida sin perjudicar al bolsillo y respetando el planeta.

 

Disfruta de las legumbres sin excusas

Las excusas más habituales que ponemos para desterrar las legumbres de nuestra dieta son varias: falta de tiempo, pesadez, y malas digestiones, alimentos que engordan... ¿Hay algo de cierto en estos argumentos o son leyendas urbanas?

Si hablamos de falta de tiempo, hay que tener en cuenta que con poco de organización podemos preparar un buen plato de legumbres y que además, si hacemos una buena cantidad, podemos consumir una ración el mismo día y guardar el resto para preparar otros guisos al día siguiente. También podemos comprarlas en tarros ya cocinadas pero sin olvidar que hay que lavarlas antes de consumirlas para eliminar la sal.

En cuanto a la pesadez, es verdad que las legumbres tienen mucha fibra y oligosacáridos que al fermentar producen flatulencia y aerofagia. Un buen consejo para minimizar este efecto es remojarlas previamente y en la cocción, al romper el hervor retirar la cazuela del fuego y echar agua fría (“asustar a las legumbres”). También, cocinándolas con hierbas aromáticas como comino, laurel, tomillo, hinojo o anís podremos disfrutar de ellas sin ningún problema.

Y por último, que las legumbres engordan es un falso mito. Una ración de legumbres de 60-80 g en crudo contiene alrededor de 200 kcal. Lo que si engorda son los acompañantes de algunos guisos, como el chorizo, la morcilla o la panceta. Pero cocinadas con verduras y un chorrito de aceite son una opción perfectamente válida incluso para dietas que buscan perder peso.

 

También te puede interesar


Este es el layer de welcome que aparece en la pantalla