Invierte en ti, cuida tu alimentación

Alimentación  |  19.01.2015  |  por Nestlé  

Invierte en ti, cuida tu alimentación

Hoy en día, gozar de una buena salud, sentirse bien con uno mismo y afrontar el día a día con  energía y con una actitud positiva, a veces parece algo que sólo unos pocos pueden conseguir. En realidad, alcanzar un estado de salud óptimo que permita estar en armonía tanto a nivel físico como mental, está al alcance de muchas personas. Sólo basta con dedicarle el tiempo necesario para conseguirlo. 
Dentro de un estilo de vida saludable, la alimentación es uno de los principales pilares a tener en cuenta. Muchas de las enfermedades actuales se pueden prevenir con unos hábitos de alimentación correctos y un estilo de vida más activo. Poner orden en la alimentación diaria y tener en cuenta diferentes puntos sobre ésta, mejora notablemente la salud. 

¿En qué se basa una alimentación saludable?

Cuidar la alimentación y que ésta sea saludable va más allá del simple hecho de cambiar la manera de cocinar unos alimentos o de introducir otros que creamos más sanos. Cuidar la alimentación implica realizar unos cambios en los hábitos alimentarios y mantenerlos en el tiempo. 
Unos hábitos alimentarios saludables incluyen: 

- Las comidas deben ser agradables y placenteras. Disfruta con la cocina, recupera las recetas de la cocina mediterránea.                                                                                                                                          

- Incorporar los alimentos frescos y de temporada a diario. El consumo de 5 raciones de frutas y verduras al día.

- Cereales integrales, tubérculos y legumbres como base de la alimentación.

- Elegir lácteos semidesnatados en general.

- Un consumo adecuado de pescado, carnes y huevos, pero priorizando las carnes magras frente a carnes más grasas.

- El aceite de oliva en cantidades adecuadas para cocinar y aliñar los alimentos.

- Frutos secos, crudos o tostados, varias veces a la semana.

- Un consumo moderado y ocasional de alimentos superfluos: embutidos, bollería, refrescos...

Intenta mejorar tus hábitos, cuida tu alimentación

Llevar a cabo unos hábitos alimentarios saludables no implica hacer malabares con la alimentación. Una buena organización y planificación de las comidas durante el día, nos facilitará realizar una alimentación más adecuada. Muchas veces improvisar a la hora de cocinar los alimentos provoca que la elección de éstos no sea la más correcta.
Invertir el tiempo necesario a la planificación de un menú semanal, crear una lista de la compra en base a éste y escoger los alimentos más adecuados, contribuye a cuidar la alimentación diaria. Empezar a realizar pequeños cambios en los hábitos alimentarios te ayudará además a conseguir un estado de salud mejor y si consigues que perduren en el tiempo, aumentará tu calidad de vida. Y recuerda: mantener un peso estable es sinónimo de ¡equilibrio nutritivo y de un estilo de vida saludable!

También te puede interesar