Conservación y almacenaje

Cómo aprovechar al máximo la vida de los alimentos

Comprar alimentos de buena calidad es tan importante como saber conservarlos en óptimas condiciones una vez los tenemos en casa. En esta sección te damos pautas para almacenar los productos de manera que mantengan el máximo tiempo posible sus propiedades nutritivas. Colocar los alimentos en una zona determinada del frigorífico o mantenerlos a una temperatura concreta en el congelador te ayudará a sacar el máximo partido a todos los alimentos de la compra. Así evitarás tener que deshacerte de alimentos que se ponen malos debido a una conservación incorrecta. Aunque la clasificación y el almacenaje tomen tiempo, vale la pena tener la despensa organizada.

  • Frutas y verduras
    Mano escribiendo

    Este grupo de alimentos, antes de colocarlos en la nevera debes dejarlos perfectamente limpios, eliminando restos de tierra o suciedad.

    Su temperatura de conservación es de unos 8ºC.

  • Lácteos
    Mano escribiendo

    Los alimentos elaborados a base de leche o de sus derivados como yogur, queso, nata, mantequilla, flan, cremas,... debes conservarlos en la nevera, a una temperatura entre 5 y 15ºC.

  • Carne
    Mano escribiendo

    Las hamburguesas o la carne picada deben prepararse el mismo día que se van consumir, ya que se estropean con más facilidad que las piezas enteras. En el caso de que las compres congeladas, debes consumirlas inmediatamente después de descongelarlas.

    Modo de conservación:

    • Carne congelada: hasta 3 meses por debajo de -18ºC.

    • Carne fresca en el frigorífico a unos 4ºC: de 2 a 4 días.

    • Carne picadas frescas a unos 4ºC: antes de 24h.

  • Pescados y mariscos
    Mano escribiendo

    Los pescados y mariscos son un grupo de alimentos que se estropean con mucha facilidad. Si no lo han hecho en la pescadería, debes quitarle las vísceras lo antes posible y conservarlo en el frigorífico a unos 4ºC.

    Modo de conservación:

    • Fresco: de 24 a 48 horas en la nevera, sin vísceras y cubierto para evitar la transmisión de su olor a otros alimentos.

    • Pescado congelado: hasta 3 meses.

    Si el pescado congelado tiene un color amarillento, o si dentro del envase ves cristales de hielo, su conservación no ha sido la apropiada.

  • Huevos
    Mano escribiendo

    Los huevos deben conservarse en la nevera limpios, pero nunca debes lavarlos con agua, ya que su cáscara es porosa y al mojarla abre los poros permitiendo la entrada de gérmenes en su interior. Pásales un trapo seco o un poco húmedo.

    Cualquier otro alimento que contenga huevo, ya sea crudo o cocido, debe conservarse entre 4 y 8ºC y consumirse antes de 24h.

  • Conservas y alimentos no perecederos
    Mano escribiendo

    Desecha aquellas que presenten envases abombados o que desprendan gas o mal olor al abrirse.

    Si no te has tomado la conserva entera, debes guardar las sobras en un recipiente limpio y tapado en la nevera y consumirlo en un máximo de 3 días.

  • Alimentos cocinados
    Mano escribiendo

    Los alimentos cocinados como guisos de carne, albóndigas, pollos en salsa o caldos, no debes dejarlos nunca a temperatura ambiente, porque son un medio perfecto para el desarrollo de los gérmenes. Es muy importante que los conserves en la nevera y en recipiente cerrado.

    Si lo acabas de preparar espera primero que baje un poco la temperatura, si no haría aumentar la temperatura de toda la nevera pudiendo estropear el resto de alimentos que estén dentro.


Nestlé, por una vida más saludable