Trabajo de Fuerza

La actividad que aumenta y mejora el tono y la fuerza muscular.

Trabajo cardiovascular

Algunos ejemplos:

Trabajos de construcción generales Footing Deportes y juegos competitivos Montar en bicicleta

La fuerza es la capacidad de generar tensión frente a una resistencia, ya sea estática o en movimiento. Esta fuerza nos permite vencer una resistencia u oponernos a ella mediante contracciones musculares. Esta cualidad guarda relación con el sistema de control del movimiento (sistema nervioso central) y con los sistemas energéticos cardiovascular y respiratorio. Por un lado, los músculos son los responsables del movimiento de nuestro cuerpo y, por el otro lado, las fibras musculares son las que consiguen transformar en movimiento una energía química que proviene del metabolismo. El entrenamiento de fuerza y los ejercicios permiten tonificar o desarrollar masa muscular y esto nos ofrece múltiples ventajas para nuestro día a día y para la práctica del deporte. Muchas de las actividades que realizamos en nuestro día a día (trasladar objetos, moverlos, llevar la compra...) son también un buen trabajo de fuerza.

Recomendaciones:

  • Si haces un trabajo de fitness en un gimnasio o de musculación por tu propia cuenta, asegúrate de hacer los ejercicios en la postura correcta, consúltalo con un profesional
  • No quieras progresar rápidamente aumentando el peso de un día para otro, tómatelo con calma y tu cuerpo te dirá cuándo está preparado para mejorar
  • Combina ejercicios de fuerza con ejercicios cardiovasculares, los beneficios serán más completos
  • Cuando trabajas los músculos, éstos ganan mucha temperatura que hace que el agua del organismo se evapore, así que lleva siempre contigo una botella de agua
  • Si haciendo cualquier ejercicio tienes molestias, déjalo. Escucha siempre las señales de tu cuerpo

¿SABÍAS QUÉ?


Nestlé, por una vida más saludable