Trabajo Cardiovascular

Actividad aeróbica para la mejora del sistema cardiorrespiratorio.

Trabajo cardiovascular

Algunos ejemplos:

Caminar a paso rápido Aeróbic Natación y cursillos Llevar a los niños al colegio

El trabajo cardiovascular se denomina de este modo por los beneficios que aporta a la salud del corazón. Este tipo de trabajo se consigue realizando ejercicios aeróbicos, aquellos que implican la utilización de oxígeno por el organismo. Muchos de los movimientos de la vida cotidiana son aeróbicos, por lo general a una intensidad moderada (entre el 50% y el 80% del ritmo cardíaco máximo) durante amplios periodos de tiempo. Por ejemplo, el hecho de correr una larga distancia a un ritmo moderado es un ejercicio aeróbico, pero esprintar no lo es. También son trabajos cardiovasculares todos los desplazamientos que hacemos durante el día ( caminando, en bici...) o el subir y bajar escaleras, por ejemplo. Realizar este tipo de actividad de forma habitual, nos ayuda a estimular el corazón y todo el torrente sanguíneo, facilitando la irrigación y la llegada de nutrientes y oxígeno a todo el cuerpo. Además, casi sin darnos cuenta, el ejercicio cardiovascular hace trabajar de forma moderada múltiples músculos del cuerpo.

Recomendaciones:

  • Al hacer este tipo de ejercicio se suele sudar, por eso es fundamental una buena hidratación. No te olvides de beber agua frecuentemente durante el ejercicio
  • Antes de empezar el ejercicio, asegúrate de realizar un buen calentamiento para activar el organismo y así evitar lesiones
  • Una buena forma de conseguir aguantar más tiempo realizando los ejercicios, es controlar la intensidad. Cuánto más tiempo, más beneficioso será para el organismo
  • No te marques objetivos a corto plazo. Los beneficios de este tipo de ejercicios se hacen visibles a largo plazo. ¡Paciencia y perseverancia!
  • Al terminar el ejercicio, estira los músculos para que al día siguiente los tengas en plena forma y sin molestias

¿SABÍAS QUÉ?


Nestlé, por una vida más saludable