Qué es la actividad física

¡Acumula 30' de actividad física cada día!

Se considera actividad física cualquier movimiento del cuerpo producido por los músculos y que exija un gasto de energía. La actividad física no es por tanto sinónimo de ejercicio. El ejercicio es sólo una variedad de actividad física planificada, estructurada y repetitiva, que tiene como objetivo principal mejorar o mantener uno o más componentes de la aptitud física.

La actividad física abarca el ejercicio, pero también muchas otras actividades que entrañan movimiento corporal y se realizan como parte de los momentos de juego, de trabajo, de formas de transporte activas, de las tareas domésticas y de actividades recreativas.

Se ha observado que la inactividad física es un factor de riesgo para el desarrollo de diferentes problemas salud, así que no lo dudes y ¡acumula 30' de actividad física cada día!

Existen diferentes grados de actividad física según la intensidad que requiera, y se mide a través de METS (un MET es el coste energético de estar sentado tranquilamente y corresponde al consumo de 1 kcal/kg/h).

Niveles de actividad física

Actividad física leve

Inferior a 3 METS

Es aquel tipo de actividad que requiere un esfuerzo mínimo con el cual el cuerpo humano apenas sufre modificaciones fisiológicas mientras se realiza.

- Ejemplos de actividad física leve son:

Realizar tareas domésticas de baja intensidad, caminar lentamente, subir escaleras despacio, pasear o levantarse después de estar sentado.

Actividad física moderada

Aproximadamente 3-6 METS

Requiere un esfuerzo moderado, que acelera de forma perceptible el ritmo cardíaco.

- Ejemplos de actividad física moderada son:

Caminar a paso rápido, bailar, jardinería, tareas domésticas, caza y recolección tradicionales, participación activa en juegos y deportes con niños, paseos con animales domésticos, trabajos de construcción generales (p.ej. hacer tejados, pintar, etc.) o desplazamiento de cargas moderadas (< 20 kg).

Actividad física intensa

Superior a 6 METS

Requiere una gran cantidad de esfuerzo y provoca una respiración rápida y un aumento sustancial de la frecuencia cardíaca.

- Se considera actividad física intensa o vigorosa:

Footing, ascender a paso rápido o trepar por una ladera, desplazamientos rápidos en bicicleta, aerobic, natación rápida, deportes y juegos competitivos (p. ej., juegos tradicionales, fútbol, voleibol, hockey, baloncesto), trabajo intenso con pala, excavación de zanjas o desplazamiento de cargas pesadas (> 20 kg).

¿QUÉ BENEFICIOS APORTA LA ACTIVIDAD FÍSICA?

Los beneficios de la actividad física son muchos y variados, dependiendo del trabajo que realicemos (cardiovascular o aeróbico, de fuerza, de flexibilidad, de coordinación). Aun así, el que más beneficios aporta para la salud y el más aconsejado para realizar a cualquier edad, sea cual sea el género del practicante y sean cuales sean sus aptitudes y nivel o condición física, es el trabajo cardiovascular o aeróbico.

De este modo, un nivel adecuado de actividad física regular supondrá los siguientes beneficios:

  • Psicológicos
    Personas mayores

    • Aporta una sensación de bienestar físico y actitud positiva ante la vida.

    • Mejora la seguridad al tener un mayor dominio del cuerpo y, adicionalmente, un mejor desenvolvimiento en tareas cotidianas.

    • Mejora la respuesta ante la depresión, angustia, miedo y decepciones.

    • Fortalece la imagen y concepto personal, lo que otorga una sensación de realización y control de la vida. Esto estimula la perseverancia hacia el logro de las metas propuestas.

    • Previene el insomnio y ayuda a regular el sueño.

    • Ayuda a liberar tensiones y controlar el estrés.

  • Fisiológicos
    Personas mayores

    • Mejora la salud ósea y funcional.

    • Es un determinante clave del gasto energético y es, por tanto, fundamental para el control del peso.

    • Mejora la coordinación, la habilidad y la capacidad de reacción.

    • Mejora la actividad cardio-respiratoria general reduciendo las posibilidades de padecer problemas de corazón.

  • Sociales
    Personas mayores

    La actividad física, tanto individual como grupal, es una competición, ya sea contra nosotros mismos o contra terceros. Esta sana competencia nos conduce al aprendizaje de:

    • Asumir las derrotas.

    • Adjudicarse responsabilidades y aceptar normas.

    • Canalizar nuestra agresividad, ya que la actividad física grupal se practica en un ambiente de respeto.

    • Favorecer el autocontrol en situaciones críticas de la competencia: un aprendizaje que se extiende a nuestra vida diaria.

    • Estimular el trabajo en grupo y las relaciones con otros integrantes del grupo.

    • Crear relaciones sociales entre practicantes.

  • Especiales en la infancia
    Personas mayores

    La práctica de actividad física regular durante la infancia también aporta beneficios importantes a los niños:

    • Estimula la adquisición de hábitos de higiene y salud.

    • Los niños aprenden a asumir y seguir reglas establecidas.

    • Ayuda a que se abran a sus padres y superan la timidez.

    • Frenan sus impulsos excesivos.

    • Aumentan sus habilidades motoras.

    • Favorecen el crecimiento de sus huesos y músculos.

    • Desarrollan su placer por el movimiento y el ejercicio.

    • Mejoran su salud, ánimo y rendimiento escolar.


También te puede interesar


Nestlé, por una vida más saludable